lunes, 26 de octubre de 2009

EL clásico

El marco era estupendo. Un estadio Azteca a reventar con miles de personas que habían pagado un precio excesivo por el boleto, pero todo sea por ver EL clásico. Salas de cine en las que, por primera vez en el país, se podría ver en 3D un partido de futbol; no era exagerado, se trataba de EL clásico. La gente congregada en bares, gastando para amenizar el partido como se debía, pues era EL clásico.

Pero EL clásico no fue EL clásico. ¿Cómo iba a serlo con un técnico que gusta de jugar al contragolpe de un lado, y del otro, uno que gusta de defender para sacar puntitos? Se veía venir, muchos lo advirtieron, pero la emoción que solo genera EL clásico nos hizo ignorar las advertencias. Los dos equipos estaban claramente lejos de su mejor juego, pero aún así se vociferaba “los clásicos son diferentes, son partidos distintos, las estadísticas y los momentos no cuentan en los clásicos”. ¿Cómo iba a afectar a EL clásico esto, sí es EL clásico?

Una falta, un centro, una mala marca, un cabezazo y un gol. Tres minutos. Decenas de fallas ofensivas. Decenas de fallas defensivas. Una total e infinita falta de ambición por el que inició ganando, que se negó a golear. Una total e infinita falta de ambición por el equipo que inició perdiendo, que pareció no notarse abajo en el marcador. Millones de pesos en ganancias por entradas, publicidad, derechos, etc... los números de EL clásico.

Un equipo vestido de grande festejando un triunfo por un gol que, por respeto a los aficionados y a jugadores propios y rivales, debió haber sido más abultado. Otro equipo vestido de grande jugando con camiseta, escudo y filosofía nuevos, haciendo caso omiso de estar abajo todo el tiempo.

Y es que esa fue la historia de EL clásico. Un partido que pintaba para ser de antología no pasó de ser solo un juego. Un equipo que se mostró superior en inicio solo ganó con lo hecho en 3 minutos. Un equipo que tiene una filosofía de jugar atractivo no fue capaz de salir de su propia área ni por necesidad.

A los aficionados americanistas, que bueno que ganó su equipo, pero lejos de poner al árbitro que se “tragó 3 penales” (de los cuales solo uno merecía serlo) como única causa del resultado tan poco abultado, deberían de reparar en todas las oportunidades de gol que su equipo tuvo y que no supo aprovechar. Deberían de reparar en que hombres como Cabañas, Montenegro y Reyna desperdiciaron todas las ocasiones que tuvieron. Deberían de reparar en que su equipo fue superior todo el partido y aun así pudo haber caído un gol en contra que les diera solo un punto por ese encuentro.

A los aficionados chivas, cuanto lo siento. No solo perdieron EL clásico, cosa que no hacían desde hace tiempo, sino que se dieron cuenta más que nunca de que su equipo ha sido machacado. Se dieron cuenta de que de las Chivas que apoyaban hace 5, 10, 20 o 50 años, ya no queda prácticamente nada. Se dieron cuenta de que el equipo no levanta y de que los jugadores no se entregan. Se dieron cuenta de que aquella filosofía que intentaban justificar en semanas pasadas, argumentando que lo importante son los resultados y no como se obtengan, hoy no les sirvió de nada, y repararon en que probablemente en un futuro tampoco lo hará, ya que ni así los resultados están garantizados.

Y todos los que lo vimos nos dimos cuenta de a lo que se han reducido dos equipos grandes, y a lo que se ha reducido EL clásico del futbol mexicano… gasto, millones de dólares en ganancia y un espectáculo y funcionamiento que en el fondo no deja satisfecho a nadie, ni a chivas, ni a americanistas, ni a aficionados de otros equipos.

¿EL clásico? ¡Ja! si fue solo un partido…

No olviden comentar.

VeRo T

3 comentarios:

  1. América fue un equipo que le faltó ambición, pudo golear a Chivas, si se lo hubiera propuesto.
    Chivas mostró la carencia futbolistica de los equipos de Raúl Arias.
    Conclusión, Ni Chucho es el técnico para el palmarez de América, ni Arias es el entrenador que requiere Guadalajara para estar en los primeros planos. América gano bien, no hubo duda.
    Saludos
    gdlmat

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo contigo en que, ya desde hace tiempo, el clásico de nuestro futbol no ha estado a la altura de su historia, de su improtancia y, sencillamente, de la exigencia de la afición. Lo cual es muy triste.
    En verdad América fue superior y Chivas no mostró nada. Pero donde no estoy de acuerdo es en eso de la falta de ambición. América SÍ tuvo ambición de anotar más, lo que le faltó fue contundencia (cosa muy preocupante, por cierto). Prueba de esa ambición son justamente todas las jugadas que generaron y que fallaron. Tampoco estoy de acuerdo en mencionar que América juega al contragolpe como algo negativo. Quizá no gusta a muchos una propuesta como esa, quizá no es tan efectiva si, como sucedió, no se concretan las llegadas. Pero, ¿quién puede negar que un contragolpe bien ejecutado es espectacular? Por otra parte, a mi Arias no me parece un mal técnico. De igual manera, que a muchos no les guste su sistema es una cosa, pero de que una vez dominado por sus equipos es efectivo, creo que tampoco hay duda. Sí, puede resultar aburrido y poco conveniente para un equipo con "tradición de ataque" como muchos dicen que lo es Chivas. Pero mientras el futbol se trate de anotar más goles de los que te anoten, la defensa es igual o más importante que el ataque, pues de los tres resultados posibles de un partido (ganar, perder y empatar), sólo uno (perder) es completamente negativo. Defendiendo bien estarás más lejos de ese resultado y más cerca, por consecuencia, de los otros dos (ganar y empatar). Saludos!

    ResponderEliminar
  3. De gueva estos dos equipos, no hubieras desperdiciado tu tiempo en comentar sobre esas mugres..

    ResponderEliminar