domingo, 1 de agosto de 2010

¿Cuántas veces inauguras un Estadio?

Después de años y años de construcción, de problemas, de posponer hasta el cansancio la inauguración, de expectativa, por fin, el 30 de julio de 2010, se inauguró el Estadio Omnilife, nueva casa del equipo con más afición del país: las Chivas.

Después de pasar los años en un estadio histórico, pero ya no digno de ser casa de uno de los grandes, se mudan a un estadio de primer mundo, esperando que esto motive a otros equipos a dejar de lado la cursilería de la historia y construir estadios modernos y funcionales. No digo que la historia no sea importante, pero realmente es estresante que se siga usando de pretexto para no darle a la afición estadios dignos del siglo XXI y de un futbol que genera ganancias al por mayor.

Pero este post no es para echarle flores a las Chivas y a la decisión de Jorge Vergara de construir un nuevo estadio para el equipo, sino para mostrar mi desagrado porque, una vez más, se demostró que en este futbol nada se puede hacer bien.

Junto con la noticia bomba del fichaje de Javier “Chicharito” Hernández por el Manchester United, se anunció que el equipo de Old Trafford sería el encargado de inaugurar el nuevo estadio. Después de especular con equipos de todos los tamaños, por fin se decidía el rival de Chivas para el primer partido, ¡y qué rival! Los aficionados de Chivas se mofaban de todos los de otros equipos y esperaban con ansias la venta de los boletos para estar ahí, viendo como uno de los grandes de Inglaterra era el encargado de inaugurar el Estadio que no se habían cansado de presumir (no puedo culparlos, yo haría lo mismo).

¿Qué pasó? Llegó el día esperado y Chivas se encontró jugando contra un montón de desconocidos enfundados en la playera histórica del Man U. No niego que esos chavos tengan calidad, ni que quizás en un futuro sean estrellas, pero no es el Manchester United que tanto se anunció; eso sí, el boleto costaba como si Ryan Giggs le fuera a dar la mano, autógrafo y foto a todos los asistentes.

Después de eso, no faltaron las justificaciones “es un amistoso… el Manchester United es un grande, no puede arriesgar a sus jugadores… es que el torneo en Inglaterra ya va a empezar”, pero ¡oh, sorpresa!, volteas a ver que tan sólo unos días antes, contra las estrellas de la MLS, todos los titulares disponibles del United vieron acción de inicio, esto porque seguramente SUM hizo al equipo inglés firmar un contrato que los obligaba a alinear un cuadro titular, porque, después de todo, ellos anunciaron que jugaría el Manchester United, no los suplentes del mismo.

Lo anterior me deja pensando muy en serio, ¿es que en nuestro futbol nada se puede hacer bien? No es gran ciencia, me parece muy obvio que lo que quieren los grandes equipos por jugar es dinero. De acuerdo, en EUA tienen dólares, pero aquí en México está un futbol que deja millones de los mismos en ganancias. Creer que el futbol de EUA tiene más dinero que el mexicano porque allá son dólares y aquí pesos es ridículo; nuestro futbol es un gran, pero gran negocio. La diferencia es que mientras a los estadounidenses no les incomoda gastar más para hacer las cosas bien, en México parece ser irrelevante el cómo se hagan las cosas.

Esto tiene que parar, nos ofrecen un torneo mediocre de baja calidad, un futbol sin proyectos que no avanza nunca y, como la cerezota del pastel, inauguraciones con los suplentes de equipos importantes anunciadas con bombo y platillo, a precios que te hacen preguntar si es cierto que hay crisis económica. Todo esto, con el propósito de tener más dinero dando casi nada y nosotros, los aficionados, en vez de no dejarnos, lo seguimos permitiendo.

Si seguimos así, ni hablar, esperen mi post en 50 años cuando las Chivas ganen en la inauguración de su nuevo estadio contra los suplentes del Real Madrid; total, los que vendieron todas las teles de su casa para estar rozando el techo seguro estarán felices.

No olviden comentar.

VeRo T

viernes, 18 de junio de 2010

Jugamos como nunca…

Ganamos como ¿nunca? ¡Jaja que bien se siente decirlo! México por fin pudo eliminar la casi frase oficial de la selección venciendo a una decepcionante selección francesa con claridad y autoridad 2-0, para prácticamente asegurar su pase a octavos y de paso, dejar a Francia al borde de una justa eliminación.

La alegría se vio por todo el país, y es que lejos del resultado, lejos de ganarle a una potencia, salvo algunos problemas de definición que parecieron resolverse con el ingreso de Chicharito, ese es el México que todos quisiéramos ver. Una muralla atrás, un medio campo luchón por cada pelota e inteligente a la hora de generar ataque y una delantera rápida y vertical.

Todo lo que se criticó en el partido contra Sudáfrica se eliminó contra Francia. Podemos resaltar, para empezar, los pequeños cambios en la alineación que resultaron a la perfección. Poner a Héctor Moreno de central y pasar a Osorio a la lateral derecha le dio una solidez creo que nunca antes vista a nuestra defensa. Osorio tuvo algunos problemas en el primer tiempo, pero después se acomodó y jugó bastante bien. Moreno formó una dupla maravillosa y muy efectiva con el Maza; ambos, complementando el talento con su estatura, hicieron que México no recibiera un solo gol en contra a pesar de las más de 10 veces que el balón voló al área en jugadas de táctica fija, erradicando así un grave problema defensivo del Tri. Con los cambios, se formó una defensa más sólida que le dio libertad a un impresionante Salcido de correr a atacar cuantas veces quiso.

Algo más a destacar fue la forma de juego. México dejó atrás su tiki-taka pasivo y sumamente lento que estaba exento de toda sorpresa, lo cual complicaba el ataque al dar tiempo al rival de acomodarse a la perfección en su campo para defender. Al ser Francia el que comenzó a presionar, México decidió en ocasiones saltarse el medio campo, o atacar con pases de primera o largos a la espalda, para estar en el área rival en segundos, teniendo como resultado varias jugadas de peligro en el inicio del juego. El pero de esto es que si vas a atacar de forma tan vertical no puedes meter al delantero que da pausa y retiene (Franco) en lugar del delantero rápido y que define (Hernández).

La actitud mostrada fue la adecuada, nunca achicarse ante un rival de nivel, como México acostumbra hacer. Ahora, después del festejo nacional que significó este resultado, hay que analizar lo que viene y mejorar algunas cosas.

El partido contra Uruguay es clave, porque a pesar de que es posible que los equipos salgan a sellar el empate que les dé la clasificación a ambos, en el fondo los dos buscarán el liderato de grupo, por lo que significa anímicamente y porque representa evitar el poderío ofensivo de Argentina en los octavos. Por esto, además de las expectativas altas después de 3 meses de concentración, México DEBE salir a buscar el primer lugar del grupo A, que sólo se podrá obtener ganándole a los charrúas. Para ese tercer partido se debe tomar en cuenta que hay elementos importantes en el funcionamiento ideal del tricolor, o sea el del partido contra Francia, que cuentan ya con una tarjeta amarilla y que se perderían el partido de octavos en caso de recibir otra. Entre ellos están Moreno, Maza y Torrado, además de Franco. Lo ideal sería usar cambios, quizás regresar a Osorio a la central y darle juego de nuevo a Paul Aguilar, además de usar al todavía inactivo Magallón, lo cual dañaría el desempeño del equipo pero después de tanto tiempo juntos, debe de resultar para sacar un resultado favorable ante un rival que no es ninguna potencia.

Para finalizar me gustaría señalar algo: este ES el Mundial de México. Y no lo digo por triunfalista, ni porque he despegado los pies de la tierra, sino por un simple análisis. México demostró que tiene un buen nivel de juego, capaz de competirle a cualquiera, quizás solo faltando definición, que parece estar en pies del Chicharito. Volteando a otros grupos, se puede ver que las potencias nada más no arrancan. Los equipos son irregulares y ha habido demasiadas sorpresas. Si el Tri se quita del camino a Argentina, queda un rival muy a modo para abrirse paso al quinto partido. Con los grandes favoritos mostrando graves carencias, Sudáfrica 2010 se ha convertido de repente en el Mundial idóneo para que México llegue lejos, una oportunidad como esta no se sabe cuando se tendrá otra vez. Ojalá se hagan los cambios necesarios y se tenga la actitud ganadora de aprovecharla, porque el escenario está puesto para que México pueda llegar más lejos de lo esperado, ojo con eso.

Por lo mientras, contra Uruguay sólo por la victoria. No olviden comentar.

VeRo T

sábado, 12 de junio de 2010

El inicio de México en el Mundial

Listo, por fin después de años de espera llegó el Mundial. México, después de toda la expectativa, terminó empatando 1-1 (como yo dije xD) ante el anfitrión, y creo que hay muchas cosas por decir, las dividiré en puntos.

LA DUDA DEL RESULTADO

Yo decía que ningún resultado para México me sorprendería, y menos aún si fue el resultado que creí iba a ser. Creo que hay que resaltar los problemas que sigue teniendo México en su funcionamiento. También, hay que valorar de manera realista al rival. Por momentos México estuvo encima pero, como ya es costumbre, no pudo hacerse notar en el marcador; Sudáfrica, cuando se ponía a jugar, no fue ningún flan.

Sudáfrica en el papel es, obviamente, el rival más débil del grupo A. Pero, como ya les he dicho, en un partido de futbol influyen otros muchos factores aparte de la calidad de los jugadores en el campo. Además, como un país que depende de un Estadio para sacar resultados en ocasiones obligados, no deberíamos subestimar la localía. Claro, se pudo ganar por lo hecho en el primer tiempo, pero Sudáfrica hizo lo suyo y también pudimos perder por lo que ellos hicieron en el segundo. Yo confío en que, a pesar de la calidad de sus jugadores, el empate contra Sudáfrica no significa que México va a perder por goleada contra Francia y Uruguay, que sin ayuda de los factores que contribuyen al juego sudafricano, pueden ser incluso rivales más a modo que los Bafana-Bafana.

LAS DUDAS DE LA ALINEACIÓN Y LA FORMACIÓN

Claro, todos somos DT de sillón, y seguramente Aguirre sabe más de su chamba, pero yo sigo sin estar contenta en cuanto a lo táctico se refiere.

La formación que usa Aguirre, si los laterales no pueden incorporarse con calidad al ataque, no genera a la ofensiva obviamente, y nos deja endebles en la zona defensiva, además de que se abusa del juego por el centro. Esto, junto el ritmo asquerosamente lento de los nuestros, hacen que no se pueda hacer más que pases laterales una y otra vez sin una pizca de profundidad.

Y otra, dejarnos mano a mano con jugadores más veloces. ¿Recuerdan los partidos contra Honduras? Es fácil, nos vamos al ataque, presumimos de tener el control del balón y de repente, perdemos el esférico y al que le caiga ¡PUM! balonazo horrible y burdo al otro lado. Ahí, está Suazo o Costly mano a mano para correr tras el balón con el defensa que gusten, se va a quedar atrás. Y después, gol. Todos los equipos de la CONCACAF nos anotan así, unos de manera más “elegante”, como EUA, pero al fin, igual. Nos encanta dejar defensas más lentos que los atacantes mano a mano como si no fuera algo peligroso, y ayer, nos costó el gol y varias jugadas que no terminaron en lo mismo de milagro.

Otra, es que ya estoy harta de que México no meta el acelerador por nada del mundo. De acuerdo, si el otro equipo está atrás toca para intentar abrir espacios, pero si tienes una pelota franca para un contragolpe es ridículo que en lugar de aprovechar los espacios, bajen la velocidad, den toquecitos y esperen a que Sudáfrica se acomode en su campo para defender. Si tienes espacios, aprovéchalos. Si puedes cambiar el ritmo para sorprender, hazlo. No podemos seguir creyendo que estar dando toques laterales 90 minutos nos va a servir de algo. SA en unos cuantos toques de primera estaba ya en nuestra área anotando, y eso que son un rival “técnicamente inferior”.

Y por último, los de la alineación. Franco es un jugador que ha funcionado bajo el mando de Aguirre, que ciertamente retiene más el balón que el Chicharito, pero por Dios, las dos que se comió de cabeza ayer, por mal que esté el nuevo jugador del Man U, las metía con los ojos cerrados. Si México es dueño del balón, ¿realmente es necesario sacrificar un futbolista que define por uno que retiene? Y por último… el Conejo. Tuvo un par de salvadas de rutina que cualquier portero en Sudáfrica habría hecho. En cambio, se la pasó de nuevo con sus “medios”. La jugada que se fue al poste era para que el Conejo saliera a buscar el balón, ya que el sudafricano venia entre dos mexicanos. En cambio salió a achicar, a medio camino se arrepintió y de milagro no fue gol. En otra ocasión un balón de rutina lo rebotó hacia el centro y por suerte no había nadie. Ayer Francia y Uruguay demostraron que no andan en la mejor forma, pero cualquiera de esos errores con Anelka, Ribery, Forlán o Suárez enfrente y podemos prepararnos para el gol en contra seguro. ¿Realmente Ochoa y Michel son tan malos que lo mejor disponible es el Conejo? La verdad lo dudo.

LA CURSILERIA DE LA JUVENTUD

Tienes dos jugadores en la misma posición, aproximadamente del mismo nivel. La diferencia es que el jugador A está ya al final de su carrera, no tiene siquiera equipo en el cual jugar y el B es un jugador joven que va iniciando y que podría tener un buen futuro. ¡ESCOGE AL B! Que sienten a Ochoa y al Chicharito por jugadores que no son notablemente superiores que ellos en un evento del tamaño de un Mundial, no tiene nombre. Hablamos de quitarle la oportunidad a dos jóvenes de mejorar en sus carreras al mostrarse en un Mundial para que dos que ya no tienen oportunidad de hacerlo jueguen. Me gustaría que Aguirre pensara esto y recapacitara, pero dudo francamente que lo haga.

Sigue Francia, y yo creo que México gana, pero depende mucho de los errores que puedan cometer en el campo el resultado. Tenemos para ganarles, pero también errores que les podrían regalar la victoria a ellos. Esperemos salir victoriosos para casi amarrar el pase a 8os.

No olviden comentar.

VeRo T

viernes, 4 de junio de 2010

El sello distintivo

Durante la transmisión del partido contra Italia, comentaron que México históricamente había carecido de sello distintivo. Ya saben, así como para Italia es el catenaccio, para Brasil el Joga Bonito, para Holanda el juego vistoso y vertical… pues México al parecer nunca ha tenido. Y señalaban que por la ambición que ha mostrado desde hace tiempo en tener y tratar el balón, y presionar cuando no lo tiene, ya por fin tenía uno. Pues suena bien, pero yo les tengo otro sello distintivo de la selección: LA IRREGULARIDAD.

Contra Italia vimos lo que pocos creímos que viviríamos para ver. Mucho se dice que la selección azzurra no jugó con ganas, que no estaba ni al 50% de su capacidad, etc. La neta, creo que es obvio que Italia no estaba al 100%, pero también creo que, si México fuera más atinado a la hora de pegarle a portería, el partido pudo haber terminado 5-1, cosa que es independiente de si Italia jugó a nivel, porque a Italia, aunque juegue desganado, no lo puedes golear.

Además queda el detalle de ¿cómo juega Italia? Pero si ya sabemos que Italia no es un equipo que va a salir a proponer el juego con la posesión del balón, que va a presionar cuando no lo tiene. Italia es así. A mí me gusta pensar, por más que sea obvio que en calidad individual nos ganan, que México hizo un gran partido, fallando a la ofensiva y defensiva, pero aun así siendo suficiente para vencer a la escuadra campeona por primera vez. Además como leí por ahí, la cara de trauma que traían varios italianos dejaba ver que no estaban ahí cascareando indiferentes del resultado.

México le jugó al tú por tú a una potencia, la despojó por completo del balón y de haber sido más atinada al frente pudo haber goleado, le dio un baile a Italia. Ustedes me conocen, yo no me pongo a volar por cualquier cosa, este partido me da esperanzas por primera vez desde el sorteo para pensar en que México pase de grupos, pero no creo que seremos campeones ni nada por el estilo. Restarle mérito a México porque “Italia no jugó” es ridículo, hasta donde yo vi, los dos goles mexicanos fueron jugadas futboleras creadas por los nuestros, no regalos de algún distraído defensa italiano que estaba pensando ya en el Mundial. La lección es que Italia al 60% puede ganarle a México, y no lo hizo, porque el Tri jugó muy bien e hizo su partido.

Ya lo dije yo cuando se le ganó a EUA en el Azteca: ok, esto no significa que somos los mejores, ni es la clasificación asegurada, pero si como mexicano que sigue a la selección no disfrutas ver como México le gana al máximo rival, la neta deberías dejar de ver futbol. Aquí igual, si no disfrutas ver a México darle un baile a Italia y acabar ganándoles por primera vez, deberías de dejar de ver futbol. México ganó por méritos propios, Italia al 60% sigue siendo Italia, no se convierte en Madagascar o San Marino.

Pero volviendo a lo de la irregularidad, el verdadero sello de la selección. El 3 de junio se le ganó jugando bien a la selección campeona del mundo… ¿el 11 de Junio se jugará igual contra la selección 80 y tantos de la clasificación de FIFA? Si a algo nos hemos acostumbrado los aficionados mexicanos es a ver a la selección pasar de lo sublime a lo ridículo de un partido a otro, además podemos resaltar en este sello distintivo morirse ante gigantes y confiarse hasta el ridículo contra los “débiles”.

Yo espero que la victoria contra Italia le dé a México una voluntad renovada, que los deseos de que México trascienda en el Mundial junto con los deseos de la mayoría de los jugadores de buscar un equipo europeo, se junten para que el 11 de Junio veamos de nuevo al equipo que jugó contra Italia, esperando que se hayan trabajado hasta el cansancio la definición y el defender a balón parado.

Por más que este proceso haya sido tan molesto, y que siga pensando que la selección representa todo aquello en lo que estoy en contra, no puedo dejar de apoyarlos ni de desear que les vaya bien. Así que bueno, sigo con mis dudas en algunas cosas, pero a una semana del Mundial sólo quisiera, muy a mi pesar, desearle suerte y éxito a mi gusto culpable más culpable de todos: la selección mexicana de futbol.

¡VAMOS MUCHAHEEES! xD

No olviden comentar.

VeRo T