sábado, 14 de noviembre de 2009

Las sutiles diferencias

La sutil diferencia de un delantero que se come a todos. Villa era un delantero peligroso en México, después se fue a Inglaterra para regresar a México afirmando que allá hasta parece que lo físico se valora más que lo técnico. El “Tito” regresó mucho más fornido, con una presencia realmente impresionante en el área; esto, más una buena mas no extraordinaria técnica, lo convirtieron en el líder de goleo, con 17 goles en 17 partidos. La sutil diferencia entre un delantero que además de técnica tiene físico para imponerla y los que no la tienen. Un cuerpo atlético es algo que en México esta subestimado, pero tal vez podría ser una razón de peso para que nuestro futbol no progrese. Villa no era un delantero extraordinario en la isla británica. Llegó al Derby County que se regresó ese mismo torneo a la Coca Cola Championship, dejando en su historial sendas goleadas de recuerdo; y sin embargo aquí es el máximo goleador y una maravilla de jugador. ¿Qué nos dice eso?

La sutil diferencia entre apoyar a tu equipo en las buenas y en las malas y apoyar y aplaudir babosadas. Apoyar a tu equipo en las malas es cuando directiva, cuerpo técnico y jugadores han tomado buenas decisiones, han trabajado bien, han jugado al máximo pero aun así los resultados no se dan; esto es normal, un equipo no puede eternamente ser el mejor, y a veces las cosas no salen. Uno como aficionado debe de apoyar a su equipo, porque se está esforzando y con el apoyo de su afición es cuestión de tiempo para que los resultados se den.

En cambio tenemos a Tigres, que vende todos los abonos para ver una de las nóminas más caras de nuestro futbol peleando el descenso y sin dar resultados desde hace años. Se suben los boletos del clásico nacional y la gente se queja pero termina de romper el cochinito para comprarlos. Se deshacen escudos y uniformes y la afición se queja y pone el grito en el cielo, todo esto mientras va corriendo a Martí a comprar el nuevo jersey. Los equipos juegan desganados, obvio no entregan resultados y seguimos viendo los partidos en el estadio o en la televisión. Nos quejamos de que la selección juega crecida, de que gana de manera ridícula o pierde de igual manera y de que se prostituye en EUA; pero seguimos agotando los boletos en tan solo unas horas, los paisanos siguen comprando los boletos para los partidos en EUA y seguimos dándole alto rating a las transmisiones de los partidos en televisión.

Apoyar a tu equipo cuando está en un mal momento porque no le salen las cosas y apoyarlo cuando está en un mal momento por malas decisiones de todos los que tienen que ver en él no es lo mismo. Hay una sutil diferencia. La diferencia entre ser un aficionado de corazón y apoyar cuando las cosas no salen y la diferencia entre ser un aficionado que no se conforma con limosnas ni promesas; un aficionado que es capaz de hacerle ver a su directiva y a su equipo que el no va a apoyar ni tolerar los malos manejos y el mal juego.

El aficionado mexicano debe de empezar a notar estas sutiles diferencias. Debe de entender que no sirve de nada quejarse de los uniformes si los va a comprar de todas maneras. Debe de entender que no sirve de nada quejarse de la falta de garra de sus jugadores si va a seguir yendo al estadio o viendo el partido en la televisión. Debe de entender que de nada sirve quejarse de la selección si va a contribuir a que los partidos en EUA sigan siendo un negocio redondo. Debe de entender que de nada sirve quejarse SI NO ACTUA.

Que si los malos manejos, que si los jugadores inflados, que si el sistema mediocre, que si los extranjeros de mala calidad, que si suben los precios de los boletos, que si los uniformes cada vez son más caros y menos acorde a la tradición de los equipos, que si me cambiaron el escudo, que si le cambiaron la filosofía al equipo… nos quejamos de todo, nada nos parece, los defectos de nuestro futbol son tantos que no podemos evitar despotricar contra ellos… pero nuestro futbol sigue siendo un negocio redondo. Como empresarios, ¿por qué los directivos de los equipos habrían de cambiar algo si cada vez le$ va mejor? ¿Tú lo harías? Yo tampoco. Ellos están en el futbol porque quieren ganar dinero. Si ofrecen un espectáculo mediocre y de mala calidad y obtienen ganancias estratosféricas, ¿por qué habrían de moverle?

Si no aprendemos a distinguir las sutiles diferencias difícilmente nuestro futbol va a cambiar… si no aprendemos a exigir en lugar de quejarnos, nada va a pasar. Seguir contribuyendo al bol$illo de los equipos cuando están hechos un asco POR MALOS MANEJOS no te hace un buen aficionado, te hace ser el sueño de cualquier empresario. Hay que notar las sutiles diferencias…

No olviden comentar.

VeRo T

3 comentarios:

  1. Excelente post.. eso es lo que el mexicano debería de hacer.. y no sólo en fútbol, si no en todo. Esa esas son las sutiles diferencias. Wow.. no puedo decir mas... TOTALMENTE de acuerdo contigo. Muchas felicidades.. hagamos un movimiento... aunque seamos dos.. pero hagamos algo.

    ResponderEliminar
  2. Vero, siempre tienes la razon, no se como aficionado evaluarme, creo que pongo mi parte.
    Siempre tus columnas, estan escritas con un verdadero sentido futbolistico.
    Gracias por tenerte como referencia para mi, me interesa siempre tu opinión.
    gdlmat

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo Vero, me pongo de ejemplo con la playera de los pumas, como aficionado auriazul que soy. En verdad esta espantosa, evidentemente no voy a comprarlo, como muchos otros no lo hicieron y el resultado fue la playera conmemorativa (que estoy seguro no hubieran sacado si la playera de este torneo se hubiera vendido bien). Así mismo, por el ejemplo el partido del día de ayer ni el de la jornada pasada me preocupe por verlos, por que, por que es evidente que desde la directiva (Mahbub) esta el problema, no toma decisiones fuertes, es sumamente gris, la playera nueva espantosa la vende en 1000 pesos después de ganar un campeonato, los refuerzos extranjeros no rinden. En fin, creo que es poco, pero si todos los aficionados lo hacen, las directivas están obligadas a cambiar.

    PD Jajaja comentando un poco lo de Villa, recuerdo en aquel partido contra el América, como "bajó del camión" (al estilo Martinolli) a Mosquera sin siquiera despeinarse. Aquí nos falta MUCHÍSIMO trabajar ese aspecto, tenemos casos como la Pina Arellano que se lesiona en cada momento, o el mismo Vela o Chicharo que con una carga normal se desvalancean y caen.

    Saludos

    ResponderEliminar