viernes, 18 de junio de 2010

Jugamos como nunca…

Ganamos como ¿nunca? ¡Jaja que bien se siente decirlo! México por fin pudo eliminar la casi frase oficial de la selección venciendo a una decepcionante selección francesa con claridad y autoridad 2-0, para prácticamente asegurar su pase a octavos y de paso, dejar a Francia al borde de una justa eliminación.

La alegría se vio por todo el país, y es que lejos del resultado, lejos de ganarle a una potencia, salvo algunos problemas de definición que parecieron resolverse con el ingreso de Chicharito, ese es el México que todos quisiéramos ver. Una muralla atrás, un medio campo luchón por cada pelota e inteligente a la hora de generar ataque y una delantera rápida y vertical.

Todo lo que se criticó en el partido contra Sudáfrica se eliminó contra Francia. Podemos resaltar, para empezar, los pequeños cambios en la alineación que resultaron a la perfección. Poner a Héctor Moreno de central y pasar a Osorio a la lateral derecha le dio una solidez creo que nunca antes vista a nuestra defensa. Osorio tuvo algunos problemas en el primer tiempo, pero después se acomodó y jugó bastante bien. Moreno formó una dupla maravillosa y muy efectiva con el Maza; ambos, complementando el talento con su estatura, hicieron que México no recibiera un solo gol en contra a pesar de las más de 10 veces que el balón voló al área en jugadas de táctica fija, erradicando así un grave problema defensivo del Tri. Con los cambios, se formó una defensa más sólida que le dio libertad a un impresionante Salcido de correr a atacar cuantas veces quiso.

Algo más a destacar fue la forma de juego. México dejó atrás su tiki-taka pasivo y sumamente lento que estaba exento de toda sorpresa, lo cual complicaba el ataque al dar tiempo al rival de acomodarse a la perfección en su campo para defender. Al ser Francia el que comenzó a presionar, México decidió en ocasiones saltarse el medio campo, o atacar con pases de primera o largos a la espalda, para estar en el área rival en segundos, teniendo como resultado varias jugadas de peligro en el inicio del juego. El pero de esto es que si vas a atacar de forma tan vertical no puedes meter al delantero que da pausa y retiene (Franco) en lugar del delantero rápido y que define (Hernández).

La actitud mostrada fue la adecuada, nunca achicarse ante un rival de nivel, como México acostumbra hacer. Ahora, después del festejo nacional que significó este resultado, hay que analizar lo que viene y mejorar algunas cosas.

El partido contra Uruguay es clave, porque a pesar de que es posible que los equipos salgan a sellar el empate que les dé la clasificación a ambos, en el fondo los dos buscarán el liderato de grupo, por lo que significa anímicamente y porque representa evitar el poderío ofensivo de Argentina en los octavos. Por esto, además de las expectativas altas después de 3 meses de concentración, México DEBE salir a buscar el primer lugar del grupo A, que sólo se podrá obtener ganándole a los charrúas. Para ese tercer partido se debe tomar en cuenta que hay elementos importantes en el funcionamiento ideal del tricolor, o sea el del partido contra Francia, que cuentan ya con una tarjeta amarilla y que se perderían el partido de octavos en caso de recibir otra. Entre ellos están Moreno, Maza y Torrado, además de Franco. Lo ideal sería usar cambios, quizás regresar a Osorio a la central y darle juego de nuevo a Paul Aguilar, además de usar al todavía inactivo Magallón, lo cual dañaría el desempeño del equipo pero después de tanto tiempo juntos, debe de resultar para sacar un resultado favorable ante un rival que no es ninguna potencia.

Para finalizar me gustaría señalar algo: este ES el Mundial de México. Y no lo digo por triunfalista, ni porque he despegado los pies de la tierra, sino por un simple análisis. México demostró que tiene un buen nivel de juego, capaz de competirle a cualquiera, quizás solo faltando definición, que parece estar en pies del Chicharito. Volteando a otros grupos, se puede ver que las potencias nada más no arrancan. Los equipos son irregulares y ha habido demasiadas sorpresas. Si el Tri se quita del camino a Argentina, queda un rival muy a modo para abrirse paso al quinto partido. Con los grandes favoritos mostrando graves carencias, Sudáfrica 2010 se ha convertido de repente en el Mundial idóneo para que México llegue lejos, una oportunidad como esta no se sabe cuando se tendrá otra vez. Ojalá se hagan los cambios necesarios y se tenga la actitud ganadora de aprovecharla, porque el escenario está puesto para que México pueda llegar más lejos de lo esperado, ojo con eso.

Por lo mientras, contra Uruguay sólo por la victoria. No olviden comentar.

VeRo T

6 comentarios:

  1. Muy buen análisis, mi estimada. Cuestión de percepciones, tú ves a México con posibilidades de cuartos, yo lo veo muy complicado, obviamente es lo que más deseo.

    ResponderEliminar
  2. muy buen analisis me encanta tu perspectiva del futbol es bueno q las chicas comenten con esa sapiensa, y yo coincido en vera esta seleccion en cuartos y depende de como juegue los octavos, x q no verla en las semifinales

    ResponderEliminar
  3. ¡Quiboles amiga!

    Muy buen análisis =)

    Yo también me siento positiva con respecto a la selección, me han callado la boca después de lo pobre que nos había demostrado en cuanto a desempeño.

    Ya sea Argentina o no, es hora de ganar.

    ResponderEliminar
  4. pues parece que va se mas el mundial de los estados unidos van contra gahna y si los vencen van por el vencedor de uru. korea, me lleva ese esl camino que debio haber tomado Mexico, ahora son los estadunidenses los que tienen oportunidades reales de llegar hasta las semifinales, pinche aguirre que no confia en los jovenes. ojala y le ganemos a Argentina.

    ResponderEliminar
  5. Que buen trabajo, definitivamente se noto la unión y el trabajo en equipo un logro más que merecido.

    ResponderEliminar